Home » Artículos


20-08-2012

Packaging System: Mucho más que “la cáscara de un producto”

Por el Ing. Patricio Barciela, becario de The Program on Design Management (PDM) en Japón, 2011 Graduado del ITBA, miembro del equipo docente de las Cátedras Diseño de Producto (Ing. Industrial) y Gestión de Proyectos Tecnológicos (Ing. Mecánica) ITBA.


Solemos pensar que el envase de un producto, ya sea alimenticio, electrónico o de otros bienes de consumo es simplemente un contenedor.

Si reparamos un poco más en ellos desde nuestra perspectiva como consumidores encontraremos algunos aspectos claves para llegar a darnos cuenta que su forma, sus colores y la información allí volcada han sido cuidadosamente seleccionados.

Tal vez recordemos cómo llegó este envase a nosotros y nos demos cuenta que, en unos pocos segundos frente a una góndola de supermercado, nuestra decisión de compra ha sido influenciada en gran parte por el contenedor del producto.

Este pequeño momento de decisión es clave para el negocio de muchísimas compañías que estudian y trabajan sobre cómo mejorar su posicionamiento. Ser más competitivas y cuidar el medio ambiente, dando trabajo a departamentos enteros enfocados en el desarrollo e innovación de envases, su diseño y análisis.

Todas tareas competentes a diversas ramas de la ingeniería desde industrial, pasando por química y llegando a mecánica y materiales.

 Una mirada en mayor profundidad nos puede generar algunas preguntas. Por ejemplo,

¿Cómo llegó este envase hasta el lugar donde lo adquirí?

¿A dónde irá a parar una vez que se haya terminado su contenido?

Estas cuestiones nos ayudarán a entender que un envase es el resultado de lo que se denomina “Packaging System”. Es decir, un conglomerado de actividades y profesionales que se encargan, no sólo de que una línea de envasado pueda entregar miles de envases por hora, sino que también estén llenos en un nivel predeterminado, cerrados y en perfectas condiciones de higiene y seguridad (imaginemos por un momento la línea de llenado de los envases de alimento para bebés).

A su vez, ese envase será agrupado en una unidad de venta a los distribuidores, viajará pasando probablemente por diversas condiciones climáticas, enfrentando cambios de presión y temperatura para luego llegar al punto de venta.

Lo anterior requiere de las organizaciones modernas un claro enfoque sistémico, en donde la suma de las partes no son iguales al todo, sino que por el contrario deben trabajar de forma armónica para cumplir requerimientos de clientes internos y externos, así como normativas legales y medioambientales.

¿Enorme desafío verdad?

 ¿Y qué hay de las quejas de los consumidores?

Las tecnologías modernas nos permiten decir, sin temor a equivocarnos, que las condiciones de trabajo en la planta de producción y envasado pueden ser altamente monitoreadas y controladas, entregando un nivel óptimo de calidad, pero, ¿qué sucede si el envase falla entre la salida de planta y la llegada al consumidor?. Automáticamente el producto se ve perjudicado, el cliente no queda satisfecho con su compra y muy probablemente emita una queja o quede con un claro disgusto hacia la marca.

Como vemos, los aspectos de calidad no terminan sólo en buen contenido.

El mundo del packaging ha sabido adaptar y crear tecnologías propias y a la vez ha sabido encontrar en esos desafíos claras ventajas competitivas. Tetra Pak, por citar un ejemplo, ha logrado por medio de su proyecto “Tetra Recart” el desarrollo de un envase autoclavable, proceso por medio del cual alimentos sólidos que eran típicamente envasados en hojalata pudieron pasar a ser envasados en el conocido multifolia Tetra.

Lo anterior impactó positivamente en ahorros logísticos derivados de la cantidad de producto transportado, peso del envase y capacidad de adaptación dada la geometría propia de los envases

(Ver más en http://www.tetrapak.com/ar/products_and_services/packages/tetra_recart/pages/default.aspx).

Junto a un grupo de docentes de nuestro Instituto, el año pasado hemos tenido la suerte de conocer una de las economías más interesantes del mundo, Japón.

Nos llamó la atención desde nuestra llegada la gran cantidad de envases que consumían los ciudadanos japoneses, sin embargo, no encontrábamos botellas tiradas en el suelo, ni en las estaciones de tren, ni en ningún otro lado.

Es que allí el plástico es un material 100% reaprovechado, con circuitos de recuperación armónicos y funcionales.

Aquí también fuimos testigos de un concepto básico y que está a la mano de todos aplicar, se trata del “refill”. Allí vimos cómo muchos jóvenes paseaban con sus pequeños y coloridos termos de aquí para allá, tomándose unos pocos minutos al día para rellenar el mismo envase con agua de bebederos públicos.

Conocimos allí también la filosofía Kaizen y la herramienta de trabajo QFD (traducción del inglés Quality Function Deployment).

Esta herramienta muy difundida en la industria automotriz (Toyota, Mitsubishi). Se ha convertido en una poderosa herramienta de toma de decisiones a la hora de cruzar variables en las que pueden intervenir diversos departamentos interesados.

El mundo del packaging, cuya complejidad ha ido en aumento, ha comenzado en los últimos años a poner en práctica estos elementos de ayuda a la gestión de proyectos.

Por último cabe hacer un paréntesis en referencia a los trabajos de análisis del impacto ambiental de los envases.

Como se mencionó al principio este es un punto fundamental en la agenda de compañías que producen miles de envases al año. El uso de metodologías como el LCA (Life Cycle Assessment - en castellano Análisis del Ciclo de Vida de producto), materializa el enfoque holístico abordando la responsabilidad integrada de productores de materia prima, convertidores, usuarios y distribuidores de envases.

Como un aporte más al desarrollo sostenible en materia de packaging, recientemente The Consumer Goods Forum realizó un informe denominado el Global Protocol for Packaging Sustainability (GPPS) en el cual participaron diversos actores del universo del packaging mundial (productores, retailers , convertidores y centros universitarios, entre otros).

Habiendo detectado una serie de necesidades puntuales y entre los resultados más destacados del foro, este grupo creó (basado en normativas preexistentes) un compendio de métricas básicas y enfocadas en variables con impacto medioambiental, que permiten un lenguaje común entre los diversos actores de la cadena de valor de envases, facilitando la comunicación entre ellos y la toma de decisiones por medio de comparaciones efectivas.

Este informe es de acceso público y gratuito y puede descargarse en el link: http://globalpackaging.mycgforum.com/

Como hemos visto el denominado Packaging System es un entorno multidisciplinario y de gran importancia para el desarrollo de infinidad de industrias, siendo una gran oportunidad para los profesionales de ingeniería como área de desarrollo de carrera. Sabemos entonces ahora que no se trata sólo de una cáscara sino de todo un sistema tecnológico y profesional de altísima complejidad, en constante crecimiento y permanentes desafíos de innovación.

 

Volver

Contacto directo

Tel: (+54 11) 4811-7299
       (+54 11) 4816-0288
Email: info@aotsargentina.org.ar




Inicio   |   Quiénes somos   |   Capacitación   |   Consultoría   |   Artículos   |   Empresas   |   Eventos   |   Links   |   Contáctenos Casos de Exito   |  

© 2009 AOTS, Buenos Aires, Argentina