Home » Artículos


14-06-2010

Japón en el Primer Centenario de la Revolución de Mayo

Para la celebración del Centenario de la Revolución de Mayo y del comienzo de la Independencia de la Argentina, se hicieron grandes festejos, con la participación de importantes personalidades y delegaciones de cincuenta países del mundo. Japón que había tenido un especial acercamiento con nuestro país debido a la cesión de buques para la reciente guerra ruso-japonesa, no podía estar ausente.


 

 

Para la celebración  del Centenario de la Revolución de Mayo y del comienzo de la Independencia de la Argentina, se hicieron grandes festejos, con la participación de importantes personalidades y delegaciones de cincuenta países del mundo. Japón que había tenido un especial acercamiento con nuestro país debido a la cesión de buques para la reciente guerra ruso-japonesa, no podía estar ausente.


El 21 de setiembre de 1909, Año 42 de Meiji, correspondiente al Año 2569 del advenimiento al Trono del Emperador Jimmu, el Emperador Mutsuhito nombró Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario ante el gobierno de la República Argentina, a Hioki Eki Shôgoi. El anterior  Ministro Residente de Japón, Sugimura Fukashi había fallecido mientras cumplía su misión.


El documento imperial firmado por SM el Emperador Meiji y  por el Ministro de Relaciones Exteriores, Komura Jutaro, expresa textualmente que lo hace “Animado del deseo de mantener y consolidar cada vez más los lazos de buena armonía que existen, felizmente, entre nuestros países”.(1)
 

 

Un conflicto inesperado:

 

Los buenos deseos del Emperador, eran sin duda, compartidos por las autoridades argentinas y por la gran mayoría de los argentinos, sin embargo influencias internacionales con algunos personeros locales, que temían (y aún temen) la competencia de Japón en América Latina, intentaron enturbiar el ambiente de amistad y afecto que el Encargado de Negocios Silvestre de Marchi propiciaba durante el cumplimiento de su misión en Tokio.


El 10 de febrero de 1910,  en una reunión de la “Sociedad Latino-Americana”, presidida por el Príncipe Nijo, y de la cual era fundador, el Encargado de Negocios Argentino dio unas palabras de despedida. Dijo entre otros conceptos: «Señores, pasado mañana dejaré el país del Sol naciente llamado por mi gobierno a fin de concurrir a las fiestas del Glorioso Centenario de mi Patria, yo encontraré en el blanco y celeste de mi pabellón, un recuerdo de este gran Imperio, el Sol, que las dos naciones ostentamos como símbolo de luz, de calor y de fuerza. Entre nuestros dos pueblos no hay solución de energía productora. Cuando el rey de los astros se acuesta en este Imperio, surge en nuestra Confederación, y la Pampa entera hincha su regazo maternal y brinda al mundo la abundancia de sus productos y abre sus brazos a todos los hombres de buena voluntad de la tierra.» (2)


Silvestre de Marchi había anunciado a sus pares, que dejaba en manos del Embajador Británico, con la autorización del Canciller Argentino, los asuntos de la Legación Argentina en Japón, hasta su regreso, decisión que había causado sorpresa y en algunos enojo, ya que se presumía que EEUU era el  representante natural de todas las naciones de Sud América, “por su afán constante en querer hacer el papel de preceptores de toda América”. (3)

 
El día 12 de febrero, el Heraldo de Nueva York publica un cable de su corresponsal en Tokio donde afirmaba que de Marchi, “hablando en varias reuniones secretas de la sociedad  sudamericana de Tokio, hizo el elogio de la República Argentina como país abierto a todo el mundo, al contrario de ese gran poder de Norte América que cierra las puertas escudándose en la doctrina de Monroe”. (4)

 
El mismo día, el diario La Prensa de Buenos Aires, publica la noticia, fechada en Tokio, febrero 11, y dice que “los diarios japoneses comentan que el diplomático argentino hizo comparaciones entre la liberalidad de su país y las restricciones que otras naciones imponen a la inmigración, restricciones basadas principalmente en cuestiones de raza”. (5)

 
El 17 de febrero La Prensa publica un largo artículo titulado “La Inmigración Japonesa”, donde entre otras cosas afirma:”La experiencia ilustró el criterio de los libérrimos Estados Unidos induciendo a sus estadistas a promover leyes de obstrucción de la inmigración amarilla”. Mas adelante bajo el título “La Oratoria del Ministro de Demarchi. Desagrado causado. Medidas de nuestra cancillería”: dice en un párrafo “Las palabras del señor Demarchi han sido transmitidas a los Estados Unidos y publicadas en Nueva York. Como es de imaginarse, el gobierno de Estados Unidos se ha enterado de ellas y ha llamado la atención a nuestra Cancillería….El Señor Demarchi llegará a esta capital en mayo, en uso de una licencia y puede asegurarse desde ya que no volverá a Tokio y posiblemente a ningún cargo diplomático”. (6)


Por último, el 9 de Noviembre de 1910, La Prensa nuevamente se ocupa de Silvestre de Marchi, bajo el título “El Encargado de Negocios en el Japón”entre otros conceptos, dice: “Como se recordará, el regreso de este funcionario obedeció a una resolución del gobierno motivada por ciertas declaraciones que hizo aquél con respecto a los Estados Unidos. Aun no se ha resulto si el referido Encargado de Negocios continuará en el mismo destino”  Junto con el recorte del diario, de Marchi eleva una nota con la misma fecha, al nuevo Canciller Portela  (el anterior, Victorino de la Plaza fue electo vice-presidente de la Nación) pidiendo justicia y dice “que los periódicos de la capital, intencionalmente mal informados principiaron de nuevo una campaña en contra de un funcionario que tiene la conciencia de haber cumplido siempre y en todo momento y lugar con lealtad y empeño las obligaciones que le imponían su deber”. (7)

 
Demás está decir que de Marchi no volvió a Japón, pasó a ocupar un cargo en el Ministerio. Todo ese tiempo los asuntos argentinos siguieron en manos del Embajador Británico y  recién  al año siguiente fue designado Encargado de Negocios y Cónsul General, con jurisdicción sobre todo Japón, el Dr.  Francisco Ortiz (h). Este diplomático avanzó un paso más en las amistosas relaciones con los japoneses, ya que se casó con la señora Yuriko Aizawa (8),  sería el primer diplomático argentino en el Imperio con esposa japonesa.


En apariencia, el conflicto no tuvo gran trascendencia y afectó solamente al Señor Silvestre de Marchi. Si embargo queda en claro que fue un llamado de atención y un bloqueo táctico a la soberanía argentina, obstaculizando, en definitiva, las corrientes de  inmigración, comercio e inversiones, entre Argentina y Japón, como tantas otras veces ocurriría.
Mientras se resolvían estos temas, todos los esfuerzos estaban concentrados en los preparativos del Centenario y se trataría de disimular cualquier aspereza que pudiera ensombrecer  los brillos de la celebración.
 

 

Representación japonesa en el Centenario:

 

Con la firma del Decreto del 11 de mayo de 1910, el Presidente Figueroa Alcorta acepta la Carta Credencial y reconoce al Señor Hioki Eki Shôgoi como representante diplomático del Japón. (9) 

 

En su nota de presentación, el representante de Japón hacía especial referencia a las festividades de mayo de 1910: «Aprovecho esta ocasión solemne, para expresar mis sentimientos personales de honor y satisfacción en desempeñar mis deberes, en el momento que esta Gran República celebra el Centenario de su Independencia, con el entusiasmo que marca la medida de su maravilloso progreso y desenvolvimiento, conseguido dentro de un espacio de tiempo tan corto. A ese glorioso acontecimiento mi Gobierno participa muy sinceramente, enviando un buque de guerra y designándome como su Representante Especial para la ocasión.  Permitidme, Señor Presidente, ofreceros, obedeciendo a los dictados de mi Augusto Soberano y del Gobierno, así como del pueblo del Japón, mis más ardientes votos por la felicidad y bienestar personal de Vuestra Excelencia y por la prosperidad y la grandeza de la República Argentina.» (10)

 
El buque de guerra a que se refiere, es el crucero acorazado “Ikoma”, de 13.750 toneladas (el primero de esas características construido en Japón),  al mando del Capitán Shoji Yoshimoto, que arribó al Puerto Militar (Puerto Belgrano) el día 20 de mayo, para sumarse a los festejos  junto a navíos de guerra de otros países. (11)

 
Entre los muchos agasajos a las delegaciones extranjeras, se realizó en uno de los diques un “paseo veneciano”, donde algunas embarcaciones fueron adornadas fantásticamente. Cuenta  el Contralmirante Moneta que obtuvieron el segundo premio, entre otros muy originales, con una lancha a vapor disfrazada de automóvil iluminado que, llevando unas señoritas, corría sobre las aguas como si fuera una pista sólida. (12)

 
Otra actividad muy aplaudida fue la regata que se corrió frente a la costanera porteña, con equipo de los distintos navíos. La representación japonesa ganó la regata, colocándose segundos los argentinos y terceros los alemanes.
El mayor brillo lo tuvo la  Revista Naval conmemorativa. Se realizó el 21 de mayo, frente a la rada de Buenos Aires. La tripulación de todos los navíos hicieron los honores del caso al pasar la “Fragata-escuela Presidente Sarmiento”, conduciendo al Presidente Argentino, la Infanta Isabel de Borbón y al Ministro de Marina Contralmirante Onofre Betbeder. Recordemos que Betbeder fue Comandante de la “Sarmiento” en su primer viaje de instrucción, y que el 25 de agosto de 1899 llegaron a Yokohama, como primera misión oficial argentina en el Japón. (13)

 
Regimientos de varios países desfilaron por las calles de Buenos Aires. La tripulación japonesa participó también en el desfile militar del 25 de Mayo de 1910, recibiendo muestras de afecto del público impresionado por su gallardía. (14) 
El buque “Ikoma” trajo a nuestro país regalos con un claro mensaje de amistad relacionado con los buques Moreno (luego Nisshin) y Rivadavia (luego Kasuga),  que se pueden apreciar en el Museo Naval del Tigre. Entre ellos:

 

  • Un trozo de una plancha, perforado por un proyectil en la Batalla de Tsushima, del crucero-acorazado japonés Nisshin (ex Moreno). Con una inscripción en japonés que dice:”En la batalla del Mar del Japón. 27 de mayo de 1905. Nisshin”
  • Otra plancha perforada donde se puede leer “GIO ANSALDO GENOVA “ . Este fue el Astillero italiano donde se construyeron los buques Moreno y Rivadavia a pedido de Argentina y que luego fueron cedidos a Japón ante la inminencia de la Guerra ruso-japonesa.
  • Bandera con la letra Z del  código internacional de señales, que fue izada por el Almirante Togo en Tsushima en 1905 y representaba en esa época “Entablar combate decisivo”
  • Cuadro  pintado por Reydji, “Cañoneo a la fortaleza de Ryodjun  1905”. Su marco fue construido con  madera de la cubierta del acorazado Mikasa. Buque insignia de la Flota Japonesa.
  • Fotografía del Almirante Togo y Bandera de Japón.
  • Fotografía de la popa del Acorazado japonés Mikaza. Actualmente en el museo naval de Yokosuke, Kanagawa, Japón.
  • Fotografía de las pruebas de recepción en Italia del crucero acorazado Rivadavia.
  • Piano vertical de roble italiano que perteneció al crucero acorazado Kasuga (ex Rivadavia). En una de las batallas de la Guerra ruso-japonesa, una granada explotó en la cámara en que se hallaba el piano; y a pesar  de haberla convertido en ruinas, éste no sufrió daño alguno. En el piano dice “Rivadavia” en relieve. (15)

También llegó en el buque japonés “Ikoma” el célebre geógrafo nipón Shigetaka Shiga, de la Universidad Imperial de Tokio, y representante de la Sociedad Geográfica Japonesa y del Kokumin Shimbun, autor del libro  “Sekai sanzui zusetsu” (Atlas de los paisajes del mundo). (16)

A nivel científico, fue de gran trascendencia la relación que surgió entre el Museo Etnográfico Nacional y el Instituto de Antropología del Colegio de Ciencias de la Universidad Imperial de Tokio.
La Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires había fundado en 1906, el Museo Etnográfico, cuya dirección y organización fueron encomendadas a Juan B. Ambrosetti.
Este meritorio arqueólogo, etnólogo y antropólogo llegó en sus exploraciones del noroeste argentino a Tilcara, en la Quebrada de Humahuaca, y descubrió en el pucará de esa región una antigua población aborigen que habían citado los antiguos cronistas. Estas exploraciones dieron desde entonces riquísimo material arqueológico y antropológico, que mostró la existencia de una antigua cultura, hasta entonces desconocida e ignorada. (17)

 
El 26 de mayo de 1910, Ambrosetti informa en una nota al Decano de la Facultad de Filosofía y Letras, que ha tomado contacto con el Profesor H. Simotonai, discípulo del eminente antropólogo japonés Dr. Tsuboi de la Universidad Imperial de Tokio. Y agrega que “dada la simpática forma con que el Gobierno Japonés se ha asociado a los festejos de nuestro Centenario, podría retribuirse en parte, enviando una colección de duplicados de objetos arqueológicos  a la Universidad Imperial de Tokio”. Deseaba hacer conocer, con esta cortesía universitaria, en el remoto y civilizado Imperio del Japón, la obra de alta cultura que realizaba la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. (18)

 
Tras la autorización del Decano Dr. José Nicolás Matienzo, Ambrosetti hace llegar al Ministro de Japón Eki Hioki,  dos cajones con 108 objetos arqueológicos de la Región Noroeste de la República, para ser embarcadas en el Buque Ikoma, con destino a la Universidad Imperial del Japón conforme los deseos del Profesor H. Simotonai  “como una pequeña muestra de las simpatías que nos merece el valiente pueblo japonés” decía en su nota el director del Museo Etnográfico. (19)

 

Se envió: Cerámica de la Poma Calchaquí, N.O. Argentino. Salta.
Cerámica prehistórica del Pucará de Tilcara, Humahuaca , Jujuy.
Flechas del Chaco. Especimenes etnográficos calchaquíes del Pucará. (20)


El 3 de octubre de 1911 el Prof. Tsuboi  escribe una carta al Prof. Ambrosetti informándole que la “valiosa colección había sido incorporada al Instituto de Antropología del Colegio de Ciencias de la Universidad Imperial de Tokio”. (21) 
En 1913, el Museo Etnográfico recibe una nota del Science Collage Imperial University Tokio, Japan firmada por el Prof. Yoji Sakurai, donde se enumeran las reliquias arqueológicas orientales que envían muy especialmente, al Museo Etnográfico en 3 cajas:

 

I   Reliquias de la Edad de Piedra prehistórica del pueblo japonés (120 piezas).

II  Reliquias de la Protohistoria Japonesa.

III Especimenes etnográficos de Formosa del Instituto de Anatomía de la Universidad.

 

Aclara la nota que el envío ha sido dispuesto por el profesor Tsuboi, que había conocido a Ambrosetti en un viaje anterior a Sudamérica y que acababa de fallecer en mayo de ese año. (22) 
Existe en el Museo Etnográfico otro antecedente del acercamiento de Ambrosetti a la cultura japonesa. En mayo de 1909 solicitó, por nota a K.Yasuda (23) ,  un altar completo del rito  budista, con todos sus accesorios “para el estudio de las religiones de Oriente”.

 
En junio de 1910, Ambrosetti informa al Decano de la Facultad de Filosofía y Letras que encargó a Yasuda un altar doméstico del budismo, como el que se halla en la obra de Ratsel “Las Razas Humanas”, tomo III, pág. 667, pág 184. por un costo aproximado de 500 o 600 $. Pero Yasuda encargó una “magnífica obra” de la secta budista Shin Shu, enviada por los señores Sonoda  Ohtani (Presidente de la Facultad de Budismo) y Goto , ambos  de Kyoto, acompañada por una serie de libros budistas, cuyo costo total resultó 5.000$.  De este importe, Kometani16  donó 3.000$ y el Museo debía hacerse cargo de los 2.000 restantes, para lo que pedía autorización. (24) 
Este hermoso altar puede apreciarse todavía en la actualidad, en el Museo Etnográfico.


La amistad entre Argentina y Japón, manifestada de tan diversas formas, quedó reafirmada con la participación japonesa en el Centenario de la Patria y sigue inalterable, a pesar de las fuerzas externas e internas que ya sea por desconocimiento, ya por conveniencia, puedan jugar  a veces, obstaculizando la fluidez de las relaciones y de los negocios mutuos.

Autor: Prof. Horacio Taro Seno Diaz

Profesor Titular de la Cátedra Libre Japón

Universidad John F. Kennedy

Coautora: Lic. Estela D. Estrella

Analista de Sistemas e Investigadora de temas asiáticos

Sitio Web "Conozcamos Asia"

Artículo publicado en el diario La Plata Hochi el jueves 03 de junio de 2010 


(1) Archivo de la Cancillería Argentina, Japón 1/1910, Caja Nº 1180,  copia del documento original traducido al francés.

(2) Archivo de la Cancillería Argentina Japón 6/1910, Caja Nº 1180, copia del discurso en la Sociedad Latino-Americana.

(3) Archivo de la Cancillería Argentina Japón 6/1910, Caja Nº 1180, nota al Ministro de RREE.

(4) Archivo de la Cancillería Argentina Japón 6/1910, Caja Nº 1180, Mensaje cifrado de Portela, Representante argentino en EEUU.

(5) Archivo de la Cancillería Argentina Japón 6/1910, Caja Nº 1180. Recorte del Diario La Prensa de fecha 12/2/1910.

(6) Archivo de la Cancillería Argentina Japón 6/1910, Caja Nº 1180 . Recorte del diario La Prensa de fecha 17/2/1910.

(7) Archivo de la Cancillería Argentina, Japón 1/1910, Caja Nº 1180: Recorte del diario La Prensa y nota de S.de Marchi pidiendo se aclaren las noticias malintencionadas.

(8) Japón y la Argentina, Historia de sus Relaciones, José R. Sanchís Muñoz, Ed. Sudamericana, Bs. As. 1997, Pág. 57. Sanchís Muñoz  agrega otras informaciones sobre la carrera de este diplomático.

(9) Archivo de la Cancillería Argentina, Japón 1/1910, Caja Nº 1180, copia del citado decreto.

(10) Archivo de la Cancillería Argentina, Japón 1/1910, Caja Nº 1180, copia en español de la Nota de  presentación de la Carta Credencial, firmada por el señor Hioki Eki Shôgoi.

(11) Japón y la Argentina, Historia de sus Relaciones, José R. Sanchís Muñoz, Ed. Sudamericana, Bs. As. 1997, pág. 55.

(12) Recuerdos de un Marino, Contralmirante José Moneta, Impreso en Bs. As. Talleres Gráficos Cersósimo. 1939, pág. 223.

(13) Ver “La Consolidación de una Amistad” de H.  Taro Seno Díaz y Estela D. Estrella en La Plata Hochi, jueves 9 de setiembre de 2004.

(14) Japón y la Argentina, Historia de sus Relaciones, José R. Sanchís Muñoz, Ed. Sudamericana, Bs. As. 1997, Pág. 56.El autor de este libro destaca que en Japón, los veteranos del “Ikoma”, todavía en los años 60’ seguían celebrando cada aniversario de su histórica visita a la Argentina.

(15) Estas reliquias se pueden ver en el Museo Naval de la Nación, en El Tigre, Buenos Aires.

(16) Japón y la Argentina, Historia de sus Relaciones , Información aportada por el Embajador Sanchís Muñoz. Dice que en su libro Shiga equipara a Buenos Aires con  grandes ciudades del globo: Londres, Nueva York y Marsella.

(17) D.Abad de Santillán, “Historia Argentina” T. III. Ed Tea Buenos Aires, 1965, pág 656-657.

(18) Nota firmada por  Juan B. Ambrosetti, al Decano Dr. José Nicolás Matienzo, con fecha 26 de mayo de 1910. Original en el Museo Etnográfico

(19) Nota firmada por  Juan B. Ambrosetti, dirigida al Ministro del Japón Eki Hioki, con fecha 28 de mayo de 1910. Original en el Museo Etnográfico

(20) Museo Etnográfico, Carpeta 23, Universidad Imperial de Tokyo

(21) Nota del Prof. Tsuboi a  Juan B. Ambrosetti, con fecha 3 de octubre de 1911. Original en el Museo Etnográfico

(22) Nota firmada por el Prof. Yoji Sakurai al Prof.  Juan B. Ambrosetti, con fecha 23 de agosto de 1913. Original en el Museo Etnográfico.

(23) K. Yasuda de “El Nuevo Japón” Casa importadora, con domicilio en Carlos Pellegrini 863, Buenos Aires y Casa Matriz, Kometani Hnos. de Osaka, Japón.

(24) Todas las notas referidas a la compra del Altar budista que hemos ido citando, se encuentran en el archivo del Museo Etnográfico. 

 

Volver

Contacto directo

Tel: (+54 11) 4811-7299
       (+54 11) 4816-0288
Email: info@aotsargentina.org.ar




Inicio   |   Quiénes somos   |   Capacitación   |   Consultoría   |   Artículos   |   Empresas   |   Eventos   |   Links   |   Contáctenos Casos de Exito   |  

© 2009 AOTS, Buenos Aires, Argentina