Home » Artículos


29-07-2011

¿Con cuál estilo de liderazgo se siente más cómodo?

Por el Ing. Roberto Degiovannini Director General de AOTS Argentina Kenshu Center


  

“El estilo de Liderazgo es la manera en que supervisamos a alguien o le ayudamos en su trabajo-  O sea, cómo nos comportarnos a largo plazo para tratar de influir en el rendimiento de los demás”
 
Kenneth - Blanchard
 
El teniente observó el paisaje. Todo coincidía con el mapa que tenía entre sus manos. Repasó mentalmente las directivas impartidas a su gente el día anterior. Estaba convencido, no se podía fallar. Finalmente impartió la orden de comenzar la operación.
Luego de horas, el éxito acompañó a las maniobras realizadas. Se había recuperado el pabellón robado por el enemigo.
 
El lienzo era lo suficientemente grande como para que todos pudieran plasmar su arte en alguna parte de él.
Algunos bosquejos e ideas del pintor fueron suficiente inspiración para sus ayudantes. Cada uno interpreto el tema según su entender. Horas de trabajo activo hicieron que poco a poco apareciera la obra, distinta a otras, pero que los ojos del director aprobaron con entusiasmo. Realmente algo bello se había consumado.
 
Cara de preocupación se notaba en el ingeniero. Planos y manuales apoyados sobre la mesa sirvieron de base para la discusión que se entabló en la sala de reuniones. Allí, junto con todos los que más conocían sobre la reparación que se debía encarar, logró establecer todos los pasos a seguir.
Uno por uno ellos se fueron cumplimentando, hasta que BRRRRR, el ruido del motor demostró que ya se estaba en producción.
Con mucho orgullo guardó la foto que apareció en la revista interna de la fábrica mostrando a todo el grupo sonriente.
 
Liderazgo, dirección, conducción aparecen como sinónimos..
Como denotan los ejemplos, no existe una sola forma de ejercerlo y con muchos estilos se puede llegar a cumplir un objetivo. El tema es elegir la manera de hacerlo.
En particular creo que lo primordial a tener en cuenta al ejercitarlo, es el ser humano que queda involucrado. El es la parte esencial para lograr un buen liderazgo.
 
Las maneras de ejercerlo son muy variadas. Se pueden mencionar algunas a modo de ejemplo:
  • Autoritario: Ordena lo que hay que hacer. No permite el libre movimiento de las personas que están a su cargo.
  • Participativo: Incluye otras opiniones en la planificación y ejecución de tareas
  • Delegativo: Permite que sus colaboradores tengan autonomía
  • Capacitador: Se centraliza en que la gente a su cargo tenga instrucción, siendo él uno de los capacitadores
  • Conciliador: Focaliza su interés en la armonía de las personas
  • Egocentrista: Se pone siempre como ejemplo para obtener logros
 
Todos tienen una necesidad: ejercitar el  poder.
Con el obtienen el control del medio en el cual las otras personas se mueven.
La búsqueda del mismo es una fuerte motivación pero ¿Cómo se consigue?
Según dice Judith R. Gordon, en su libro Comportamiento Organizacional, se puede llegar a él de diversas formas agrupadas en 4 niveles:
La dependencia. Si otro ser necesita algo que yo tengo, tengo poder sobre él
Un ejemplo clásico es la persona que oculta información para generar la idea de que es indispensable y que por ello será llamado en el momento que lo necesiten.
La necesidad propia. Se disfruta con la posibilidad de controlar o de influenciar a los otros. Para llegar a ello utiliza formas “licitas” e “ilícitas”: el miedo, la manipulación, el engaño, la negociación, el razonamiento.
La elección dependerá de las diferentes personalidades.
Proceso de intercambio. Si yo conozco en profundidad algún tema, negocio ese conocimiento con las personas que lo necesitan en el momento que lo necesitan.
La devolución de favores es uno de esos procesos de intercambio. El proceso se origina en la entrega de mi “influencia” para ayudar a alguien. Luego al exigir su devolución yo ejerzo poder sobre ese alguien.
Recurso compartido: Se piensa que se puede adquirir más poder si se comparte o se hacen uniones con otras personas que tienen poderes semejantes al mío.
 
Muchos autores hacen diferencias entre poder y autoridad, haciendo girar a esta última en torno a la persuasión. Pero de hecho se usan los dos recursos y ambos son válidos para concretar logros.
El riesgo del uso del poder sin persuasión es el autoritarismo, y éste deriva en el mal sentir del personal.
Se afirma que es mejor persuadir que ordenar, pero esto tampoco garantiza un liderazgo que lleve a buenos objetivos.
Si revisamos a la historia encontraremos que existieron líderes que por medio de la persuasión hicieron morir a muchas personas:
Involucrándolas en guerras
Exacerbando su convencimiento religioso
¿Qué hacer con el poder?
El líder puede tomarlo para:
  • Castigar y así combatir a los miembros problemáticos de un grupo, utilizando sanciones o castigos.
  • Tratar que otras personas le ayuden a satisfacer necesidades postergadas que él tiene.
  • Incentivar el espíritu de grupo. Estimular su creatividad y la contracción al trabajo. En definitiva aumentar la autoestima de la gente que tiene bajo su influencia.
Un buen líder necesita a ese poder pero este debe ser controlado para lograr encaminar al grupo hacia el objetivo propuesto por la organización y no para su propio engrandecimiento
 
¿Qué atributos debe tener un líder?
La formula adecuada para definirlo como bueno, no existe.
Solo se habla de algunas actitudes que debe tener. 
 
Estando en el colegio secundario me asombraba el ver como determinadas personas siempre estaban rodeadas de muchos de mis compañeros. Con el tiempo me di cuenta que el secreto estaba en el relación que mantenían con ellos. No importara quien fuera, a todos los escuchaban, los trataban de la misma manera. Los respetaban.
Los líderes deben ser equitativos, y aunque tengan preferidos, tratar a todos de la misma manera.
Se deben ganar la confianza y el respeto de todo el resto en función del trato que le brindan
Deben tener buena comunicación con su entorno.
Conocer a las personas que los rodean. Ser capaces de compenetrarse en su interior para analizar cómo viven, cual es su estado de salud o que necesidades tienen.
Escuchar quizás sea uno de los secretos para llegar al fondo de esa comprensión que deben tener de los que lo rodean.
 
Es muy común escuchar la frase “Quiero criar a todos mis hijos de la misma forma”, a la que respondo que ello no es cierto. Y si lo fuera se cometería un grave error en la crianza. Cada uno de nuestros descendientes tiene una forma de ser propia y por ello responde de diferente modo ante iguales tratos. Debemos adecuarnos a ellos.
Exactamente el mismo comportamiento se debe realizar con los que nos rodean.
El saber como es la persona a la que le daremos una tarea nos dará la clave para tener claro que estilo de liderazgo será necesario utilizar:
- Con supervisión
- Con autonomía,
- Cambiante en función del que trabajo que se deba hacer.
Variará el estilo según de quien se trate.
 
¿Es posible formar líderes o es una virtud con la que se nace?
La respuesta queda implícita si se analiza otro de los aspectos que debe tener el buen líder.
Ser capacitador
Esto nos lleva a una palabra bastante utilizada en la actualidad que es la de coaching. Ella deriva de coach que tiene como una de sus acepciones entrenar.
Es una habilidad importante que es necesaria en las personas que conducen equipos de trabajo.
Deben saber detectar la necesidad de capacitar y actuar en consecuencia.
Su ejercicio se puede manifestar:
- Al mostrar nuevas alternativas en la forma de efectuar una tarea
- Al enseñar a deducir las diversas posibilidades que puede tener su realización.
- Capacitando a otros futuros lideres
El tema central pasa a ser la forma en como se transfiera el conocimiento. Debe encontrarse el método para que la transmisión de ideas sea eficaz
He conocido a muchas personas que tenían un enorme conocimiento sobre algún tema pero que eran incapaces de transmitirlo a los demás.
El tiempo para ser capacitador, en general, es tomado de las tareas habituales. Por eso a muchos les cuesta ejercer este rol.
A pesar de ello se debe comprender que es uno de los roles del que pueden sacar mayores frutos ambas partes: el integrante del equipo y el líder capacitador
 
El líder debe saber delegar, actitud necesaria para ampliar la cantidad de problemas que pueda encarar.
Al conocer profundamente a sus colaboradores le resultará sencilla la detección de quienes son los que pueden actuar, sin necesitar instrucciones permanentemente.
 
Mejor que decir es hacer, reiterada frase expresada sobre todo por políticos.
El líder debe participar, meterse, trabajar en el problema para ayudar en la búsqueda y encuentro de las soluciones que sean adecuadas.
Hay una anécdota contada por Peter Drucker, prestigioso autor de libros sobre administración y economía que ilustra lo expresado:
“A mediados de los años veinte, cuando yo estaba en mis últimos cursos del Instituto, el profesor de historia un veterano de guerra que había sido gravemente herido, nos dio unos libros en inglés, francés y alemán sobre la Primera Guerra Mundial y sobre las campañas de esos países. Nuestro trabajo trimestral consistió en realizar un ensayo con las lecturas de esos libros
Cuando luego debatimos en clase estos ensayos, uno de mis compañeros dijo “Todos estos libros dicen que la Primera Guerra Mundial fue una guerra de total incompetencia militar.
¿Por qué?
Nuestro profesor no dudó ni un segundo en contestar “Porque no murieron bastantes generales. Permanecieron muy lejos de la vanguardia y dejaron que los demás lucharan y murieran”.
 
El líder debe tener una gran confianza y transmitirla.
Creer en su propia capacidad y en la de los demás para manejar situaciones que se le van presentando. Esto hace que no tengan problemas en compartir información y conocimiento con los que los rodean.
.
¿Cuál será el mejor estilo de conducción? Es la pregunta a contestar
La respuesta se muestra sencilla
“Se debe buscar el mejor ante cada situación que se nos presente”
¿Cómo se da uno cuenta del estilo de liderazgo que está ejerciendo?
Reflexionando sobre nuestras actitudes diarias y sobre todo, preguntando a nuestros colaboradores, colegas y superiores
Si uno piensa que tiene un estilo delegativo, pero todos los que lo rodean piensan que es autoritario ¿cual será su verdadero estilo de liderazgo?
Son los que nos rodean los que nos dirán como estamos comportándonos con ellos.
 
Ing.Roberto Degiovannini
Director General de AOTS Argentina Kenshu Center
 
Bibliografía
Blanchard. Kenneth; Zigarmi, Patricia. El líder Ejecutivo al Minuto

Volver

Contacto directo

Tel: (+54 11) 4811-7299
       (+54 11) 4816-0288
Email: info@aotsargentina.org.ar




Inicio   |   Quiénes somos   |   Capacitación   |   Consultoría   |   Artículos   |   Empresas   |   Eventos   |   Links   |   Contáctenos Casos de Exito   |  

© 2009 AOTS, Buenos Aires, Argentina