Home » Artículos


13-08-2013

TOKIO – La lucha contra la contaminación sonora



La contaminación sonora o acústica es definida como el exceso de sonido que altera las condiciones normales del ambiente en una determinada zona.

 

Una definición de uso más común dice que es cualquier señal sonora indeseada.

 

Como es bien sabido el ruido puede causar grandes daños físicos y a la calidad de vida de las personas si no es controlado
Como causas de ruido que se pueden escuchar en una ciudad podemos mencionar a las bocinas, motores y escapes de los autos o transporte público (transito), las reparaciones de calles (taladro neumático), la actividad desarrollada en la construcción, compresores, los locales nocturnos, etc. De todos ellos quizás el mayor y más molesto sea el tránsito.

 

La Organización Mundial de la Salud periódicamente establece un ranking de las ciudades más ruidosas. En 2012 las 4 primeras eran Tokio y Nagasaki (Japón), Nueva York (USA) y Buenos Aires.

 

De nuestra Capital simplemente una mención. Mediciones efectuadas en días hábiles revelaron que la esquina más ruidosa es Córdoba y Madero, por donde además de autos y colectivos circulan grandes camiones de carga que van y vienen al puerto.

 

Metiéndonos de lleno en Tokio podemos mencionar que tiene una densidad poblacional  muy alta. Allí coexisten zonas residenciales e industriales lo que hace que su nivel de ruido y vibraciones sea muy alto.

 

Existen alrededor de 7.400.000 licencias de conducir (60% de la población).

 

¿Que está realizando Tokio para disminuir esa contaminación?

 

He aquí un par de medidas:

 

-    Creación del Centro de Control de Tránsito

La función del mismo es optimizar el movimiento vehicular de la ciudad.

 

Con ello se logra, entre otras ventajas: el control de los semáforos; la minimización de las pérdidas económicas al reducir la congestión; la disminución de las emisiones de CO2 y de los accidentes de tránsito; la ayuda al paso de vehículos de emergencia; el asegurar rutas de emergencia en caso de desastre.

 

La consola visualiza los inconvenientes que presenta la circulación vehicular y puede establecer en forma automática soluciones para descomprimir la situación.

 

 

Al centro llegan datos de 17.000 sensores de vehículos y de cámaras de la policía. También recepciona  información de llamados de personas y de helicópteros que recorren la ciudad.

 

Los paneles muestran en color rojo, la ubicación de cualquier inconveniente en el tránsito y el estado de más de 7.000 semáforos.

 

Los monitores pueden mostrar cámaras de hasta 1.000 cruces de calles.

 

En un accidente, por ejemplo, la información es recogida por los detectores que se encuentran en los alrededores de vehículos siniestrados.

 

Realiza estadísticas con los cambios, en el movimiento, que se van realizando día a día con lo que permite realizar simulaciones para establecer congestiones y las posibles  secuencias que mejorarán la fluidez del tránsito y con ello poder disminuir el número de trastornos que se pudiesen originar.

-    Colocación de pantallas que absorben al ruido (insonoras) en la autopistas
 

Con ellas impiden su transmisión. Por otro lado también se logra un efecto positivo para evitar la contaminación visual, al no existir carteles de publicidad.

 

Volver

Contacto directo

Tel: (+54 11) 4811-7299
       (+54 11) 4816-0288
Email: info@aotsargentina.org.ar




Inicio   |   Quiénes somos   |   Capacitación   |   Consultoría   |   Artículos   |   Empresas   |   Eventos   |   Links   |   Contáctenos Casos de Exito   |  

© 2009 AOTS, Buenos Aires, Argentina